Notícies

Novetat editorial: Crecer y aprender, mientras tanto

09/02/2021

El dominio teórico y etnográfico de una Antropología Sociocultural de la Educación

Autora: Pepi Soto Marata (Membre del Grup Antropologia i Educació de l’ICA).
Publicat per Edicions Bellatera (2021)

+ info: https://bellaterra.coop/es/libros/crecer-y-aprender-mientras-tanto

Este libro es una invitación a compartir una perspectiva en construcción y un conjunto de experiencias escolares y educativas que la fundamentan empíricamente. Define el dominio teórico y etnográfico de una Antropología Sociocultural de la Educación a partir de considerar que la cultura es educativa, y de proponer un concepto de educación que contempla la intencionalidad y la incidentalidad educativas, tanto en lo relativo a la transmisión cultural como al aprendizaje.

Que la cultura sea educativa no implica que la vida cultural esté presidida por la intencionalidad educativa. No la preside. La mayoría de las situaciones y comportamientos socioculturales, son incidentalmente educativos, educansin pretenderlo, por entre los colores y los olores de una papilla de fruta, la tibieza del agua preparada para el baño o el olor del humo y la canela. Educan, mientras tanto.

Así que, el concepto de educación propuesto no es exclusivo de la escuela ni de las comunidades o grupos de origen. Se refiere, por supuesto, a ambos conjuntos de experiencias, pero aspira a ser más fluido, más transversal y más cercano al sujeto aprendiz, tenga la edad que tenga y se encuentre en el contexto sociocultural en el que se encuentre. Contempla los procesos como eje, incorpora los contenidos culturales, los contextos no específicamente educativos en los que se generan, y los despliegues intencionales e incidentales de la transmisión cultural. Se trata de un concepto de educación que propone abrazar la experiencia vital desde el origen y avanzar con ella a través de las situaciones de crianza, de relación y de maduración.

La educación y su etnografía, tal y como se plantean, pueden dar aire a la experiencia cotidiana de la docencia. Aire para respirar, para repensar los lugares, las personas, sus circunstancias y situaciones, para abrir nuevos caminos a la responsabilidad del repensar y admitir que ese repensar nunca se acaba.