inici
 
     
   
La Forêt de nos Ancêtres

Yolanda Aixelà
Cristina Larrea

Universitat d’Alacant
Universitat de Barcelona

MALLART GUIMERÀ, Lluís
La Forêt de nos Ancêtres. Le système médical des Evuzok du Cameroun. Tervuren: Musée Royal de l'Afrique Centrale, 2003, Tomo I.
La Forêt de nos Ancêtres. Le savoir botanique des Evuzok. Tervuren: Musée Royal de l'Afrique Centrale, 2003, Tomo II, pp. 511.

La trayectoria antropológica de Lluís Mallart (Barcelona, 1932) ha venido marcada por su larga estancia entre los Evuzok del Camerún. Residió seis años durante la década de los 60 y realizó posteriormente cortas visitas de tres a cuatro meses hasta el año 1996. Formado académicamente en Francia bajo la fuerte influencia del estructuralismo en el campo de la etnología, ha conseguido llevar a cabo un exhaustivo y minucioso trabajo de campo de la sociedad Evuzok durante más de treinta años.

Pocos antropólogos han tenido la constancia y/o la oportunidad de estudiar una misma comunidad a lo largo de su vida, lo que ha convertido esta investigación todavía en más meritoria. El rigor científico con el que Lluís Mallart ha analizado el sistema médico Evuzok y la pasión con la que ha sabido transmitirnos este conocimiento en las aulas, así como a través de conferencias especializadas, son aspectos fundamentales que podemos observar a lo largo de toda su obra. El libro que presentamos constituye, a nuestro modo de ver, un compendio principal de toda esta investigación, que le ha ocupado la mayor parte de su vida y que solamente ha sido posible escribirla gracias a su habilidad en saber combinar su experiencia científica con su compromiso por explicar al mundo como es la cultura Evuzok.

Su sólida formación estructuralista y su exhaustividad etnográfica son elementos clave para comprender la magnitud de la obra que les presentamos, ya que le proporcionaron un profundo conocimiento de esta sociedad camerunesa y unas impecables herramientas teórico-metodológicas sobre las que construir una buena etnografía. Es en ese punto en el que se debe ubicar esta reseña ya que estos dos volúmenes representan, de alguna manera, y sin menoscabo de los trabajos ya realizados o que actualmente está desarrollando, su culminación etnográfica sobre esta sociedad.

El primer volumen se centra en el estudio del sistema médico Evuzok, a través del cual analiza el conjunto de las representaciones simbólicas y de las relaciones sociales. Una de las características fundamentales de este sistema es su pluralismo, entendido más como una condición propia de esta sociedad que como una influencia externa producida por el contacto con otras culturas. Mallart construye un modelo de análisis estructural para analizar la complejidad del sistema médico Evuzok, en el que destacan principalmente el estudio de la enfermedad y de la curación. De ese modo, las concepciones mágico-religiosas de la enfermedad, la nosografía, los rituales de curación, el mundo vegetal, etc., son los elementos básicos de su etnografía.

Este volumen se divide en cuatro grandes partes: la primera dedicada al estudio del sistema simbólico de la noción de “evu” y a la concepción del cuerpo humano; la segunda centrada en el saber nosográfico, en el que se incluyen la dimensión biofísica de la enfermedad, la dimensión casual (“événementielle”) y el diagnóstico etiológico; la tercera que se ocupa del dominio terapéutico, dividido en la medicina doméstica, la medicina del linaje y la medicina nocturna; y, por último, la cuarta parte centrada en el ritual de iniciación de un curandero, llamado Mba Owona, especializado en el tratamiento de las enfermedades nocturnas.

Mallart nos muestra desde el principio que el discurso médico se articula a partir de la noción de “evu”, una compleja y contradictoria entidad que confiere el sentido de orden y desorden social en el mundo Evuzok. Esta sustancia se aloja en los cuerpos de algunas personas al nacer y las capacita para relacionarse con fenómenos y cosas particulares, tales como la enfermedad, la brujería, la muerte, etc. Comparada a la noción de mana, Mallart considera que la entidad del “evu” es “… un de ces symboles à l´état pur, susceptibles de se charger de n’importe quel contenu symbolique et pouvant ainsi exprimer des réalités très differentes, voire contradictoires. C’ est ainsi que la religiosn- ou le domaine du dépassement de l’ordre ; et la sorcellerie- ou le domaine de l’oposition à cet ordre, sont définis par rapport à l’evu » (p. 23).

Como principio simbólico de los Evuzok, el « evu » constituye un polo de significado que remite al origen del mundo y a la formación del cuerpo. Alojado en el interior del cuerpo, el “evu” permite a aquellas personas que lo poseen conocer el mundo de la magia y la brujería, así como penetrar en el mundo de la noche. El cuerpo representa un espacio fundamental de la cosmovisión Evuzok y las enfermedades son interpretadas como un conjunto de síntomas que relacionan las afecciones del cuerpo con los fenómenos de la naturaleza y/o con los acontecimientos socio-religiosos (infortunios, brujería, etc.). Mallart describe el saber nosográfico de las enfermedades y separa aquellas que son descritas orgánicamente de las que son concebidas por causas sociales, mágicas o religiosas. Posteriormente analiza la relación entre el dominio descriptivo (sintomatología y patogenia) y el etiológico (causalidad y terapéutica).

El orden terapéutico se articula a través del sistema nosográfico formado por las enfermedades simples, las diurnas y las nocturnas. A cada una de estas enfermedades le corresponde un tratamiento distinto: la medicina doméstica para las enfermedades clasificadas como simples, la medicina del linaje para las diurnas y una medicina que no es del linaje, sino próxima al clan, para tratar aquellas enfermedades consideradas nocturnas. Por último, Mallart nos describe los rituales de curación a través de la experiencia iniciática del curandero Mba Obwona. Este vasto y rico ejemplo de la complejidad ritual del tratamiento de las enfermedades constituye el punto final de este primer volumen, en el que Mallart acaba reflexionando sobre los cambios que se han producido en el interior de este sistema médico. En ese sentido, el estudio de cómo los acontecimientos penetran en la estructura de un sistema y cómo estos son interpretados, en este caso a través de la experiencia del curandero Mba Obwona, nos remite a la importancia que Sahlins confirió a los fenómenos coyunturales y su relación con la estructura del mito.

El segundo volumen de este estudio se centra en la organización del "universo vegetal" de los Evuzok desde una perspectiva etnográfica y lingüística. Mallart profundiza en ese universo vegetal porque es un aspecto fundamental para la vida de este grupo camerunés: su supervivencia depende de su entorno. Tanto es así que dominios tan dispares como el económico, el tecnológico, el médico o, incluso, el artístico, se construyen desde él. Prueba de su importancia es que para Mallart "cet univers ne sont pas uniquement d'ordre utilitaire; ils son aussi d'ordre cognitif et symbolique" (p.263). Probablemente, es por ello que el autor muestra tanto los usos, dichos y cualidades de las plantas, como los espacios que ocupan en el dominio de la farmacopea y en el ritual, emergiendo así algunos otros valores de la obra, como es su aportación al campo de la antropología médica y al de la simbólica.

Asimismo, debe destacarse la visibilidad que Mallart otorga a las mujeres Evuzok, colectivo que desde la óptica del parentesco carecía de influencia: el autor nos muestra como es en las cocinas donde habitualmente se preparan los remedios en el mundo de la medicina doméstica, siendo éstas las que se encargan de las operaciones que deben transformar los vegetales. Este aspecto es fundamental para mostrar los poderes femeninos, si pensamos que esta actividad se entrelaza estrechamente con la conjunción existente entre lo médico y lo ritual: "...le verbe yam que l'on peut traduire par «cuisiner» signifiant aussi, à l'aide dún déterminant, «cuisiner une médecine» (yam mëbala), le même verbe étant utilisé aussi pour désigner la préparation d'un symbole ritual (bian)... est difficile d'établir une ligne de partage entre «médecine empirique» et «médecine symbolique»" (p.285).

Debe añadirse que, tras el extenso análisis realizado sobre el universo vegetal que reseñábamos, Mallart presenta bajo el epígrafe de "Documents" una completísima etnografía etnobotánica sobre los Evuzok (de cerca de doscientas páginas), resultado de su profundo conocimiento en la materia. Se detendrá en cada uno de los vegetales dándonos nombre (y sinónimo si lo hubiera), identificaciones propuestas, descripción local, consumo, tecnología de uso, utilización terapéutica, utilización ritual, comercialización, valor simbólico, indicaciones taxonómicas, presencia en la literatura oral y, por último, la bibliografía existente sobre cada una de las plantas, citada con total minuciosidad. Si bien todos los aspectos que aborda de las plantas son importantes para contextualizarlas en el mundo Evuzok, se puede destacar especialmente sus explicaciones sobre el uso ritual y terapéutico, así como las informaciones recogidas desde la literatura oral que comprenden tanto mitos fundacionales como proverbios cotidianos. Por supuesto, el análisis está plagado de referencias en la lengua de los Evuzok, lo que recuerda a los antropólogos su obligación de reflejar siempre la sociedad estudiada también desde el campo lingüístico.

En definitiva, una obra necesaria no sólo para aquellos que quieran sumergirse en la sociedad Evuzok y aproximarse a la antropología médica, sino también para los que deseen disfrutar de una estupenda etnografía realizada por el primer antropólogo español especializado en el África subsahariana, un contexto que aún hoy presenta un marcado desinterés etnográfico entre los antropólogos de nuestro país.

A continuación hemos creído oportuno referenciar los libros que ha publicado el profesor Mallart para facilitar el conocimiento de su obra a todos aquellos que quieran consultarla. Parte está depositada en la biblioteca del Institut Català d’Antropologia (*):

(*) Médicine et pharmacopée Evuzok (Nanterre, Laboratoire d’ethnologie et de sociologie comparative, 1977);

(*) Ni dos ni ventre (Paris, Société d’ethnographie, 1981);

(*) La dansa als esperits (Barcelona, Hogar del libro, 1983);

Sóc fill dels Evozok. La vida d’un antropòleg al Camerun (Barcelona, La Campana);

Soy hijo de los Evuzok (Barcelona, Ariel, 1986),

Figlio degli Evuzok (Milano, Xenia, 1998);

Okupes a l’Africa (Barcelona, La Campana, 2001);

(*) La Forêt de nos Ancêtres. Le système médical des Evuzok du Cameroun (Tervuren, Musée Royal de l'Afrique Centrale, 2003, Tomos I y II).

 

 
    ISSN 1696-8298 © de cada text: el seu autor, © d'aquesta edicio: Quaderns-e de l'ICA